El parmigiano reggiano, que muchos conocen por queso parmesano, es uno de los productos italianos por excelencia, que por su versatilidad en la cocina y potente sabor aromatizan muchos platos de la cocina más tradicional, como pasta, pizzas, ensaladas o también como aperitivo con aceite de oliva o vinagre balsámico. Como tantos otros productos, se ha tratado de evolucionar su presentación o propuesta con el fin de adaptarlo a las costumbres y hábitos de los consumidores. Uno de esos nuevos formatos es el snack, que permite llevarlo a cualquier parte y consumir en cualquier momento. Así es Parmonie, un snack en forma de hojas elaborado con parmigiano reggiano DOP (20%) curado durante 24 meses, doradas al horno y a las que tan solo se añade aceite de oliva de Toscana, sal, levadura y harina de trigo.

parmonie-ingredienti-farina-parmigiano-reggiano-olio-d-oliva

Este aperitivo nace de la receta de Remo Bronzoni, un panadero de Bibbiano, localidad de la provincia Reggio Emilia, una de las regiones productoras del queso parmesano. Su aspecto es de patata y no es graso, por lo que se puede consumir en cualquier momento como aperitivo o como ingrediente en platos más elaborados. Gracias a su elaboración al horno, es mucho más saludable que otros aperitivos fritos y también lo pueden tomar los intolerantes a la lactosa, ya que en las horas inmediatamente posteriores a la caseificación se produce una proliferación rápida de lactobacilos, que fermentan toda la lactosa presente en la cuajada en un periodo de 6 a 8 horas. También la galactosa, que se forma de la lactosa, se metaboliza rápidamente y en unas 24 o 48 horas desaparece completamente.

Los snacks Parmonie están disponibles en los supermercados de El Corte Inglés e Hipercor, en www.amazon.es y en las tiendas gourmet Mantequerías Bravo y DeliK2.

 

tagged in queso, snack