Empresa de tradición familiar, la de Finca Pascualete es una historia que se remonta a 1232, cuando D. Fernán Ruiz de Altamirano después de ayudar a las tropas cristianas en la conquista de Trujillo recibió como recompensa las tierras que hoy forman esta quesería. Desde entonces este lugar ubicado en el corazón de la Dehesa Extremeña ha visto pasar generaciones de pastores dedicados especialmente a la cría de ovejas y a la elaboración de quesos de forma artesanal siguiendo una ancestral receta.

la-retorta-finca-pascualete-4

En la actualidad Finca Pascualete es propiedad de Aline Griffit, Condesa de Romanones, quien descubrió esta finca cuando trabajaba para la OSS durante la II Guerra Mundial gracias a su marido, Luis de Figueroa y Pérez de Guzmán el Bueno. Lo tuvo claro desde el primer momento: dedicaría su vida a preservar la cultura y tradición heredada durante siglos de la quesería. Para ello decidió rodearse de un experto y joven equipo y adaptar la ancestral receta de elaboración del queso de Extremadura, transmitida durante siglos de generación en generación, a los gustos y exigencias del consumidor actual. La fórmula ha dado sus frutos y ahora Finca Pascualete elabora el que está considerado como uno de los tres mejores quesos del mundo y el mejor de España: La Retorta. Un reconocimiento que ha obtenido en la última edición de los World Cheese Awards, el certamen más prestigioso a nivel internacional del sector que se celebró en Birminghan (Reino Unido) en 2015 y que contó con la participación de más de 2.700 quesos de todo el mundo que cataron 250 jueces.